martes, 15 de junio de 2010

Esta noche vuelvo a casa...

Hoy me acordé de subirme al coche de mi madre
que ya no existe...
Y como sonaba el aire acondicionado al salir
Estrellándose en mi cara...
Cerraba los ojos, me echaba hacia atrás...
De fondo la voz de mi madre,
mis manos rapido intentaban sustituir ese sonido
por algun cd de música grabado por mi...
Estás oyendo el radio?
Se ponía el play solo...
Me echaba para atrás nuevamente..
Muchas veces.. solo la acompañaba...
Me desesperaba al final...
De ver lo mismo siempre..
Extrañamente hoy pasé por una panadería...
Y me acordé de estar harto..
Cansado y con hambre...
Después de un día duro... y de ver hacia adelante
y darme cuenta que había tanto que cambiar...
Se nubló todo...
Llegó a mi el color amarillo honesto que produce el pan..
Solo sonreí...
Porque levanté la vista a esa pared amarilla de mi antiguo edificio...
Que fue sustituida por un regalo del poder de mi mente..
En forma de un cristal.. Y Rosi detrás con esa voz que reconozco
desde el dia que nací..
Diciéndome..
Me voy a tardar.. no quieres un .................
( una paleta, un pan, una tortilla, bajarte, las llaves, irte a la casa )..
Tenía monedas... subí el escalón que me separaba de
saborear un recuerdo fresco en mi mente..
Tan fresco como el pan ..

1 comentario:

//Raisa\\ dijo...

Es que siento que no hay nada mejor que casa, pero sin olvidar que el hogar no es un lugar, es un sentimiento!

Qué bonito!